viernes, 31 de diciembre de 2010

Exo-planetas y galaxias retrógradas.

Retro-planetas

Por: Isaac Bigio (Internacionalista)

Indudablemente vivimos en el siglo en el cual la humanidad ha de colonizar nuevos sistemas estelares. El impacto de ello sobre la sociedad, economía, política y religión va a ser por ello mucho mayor que el que causaron los encuentros entre dos mundos que se produjeron con los viajes de Colón post-1492.

Los primeros indicios en esa dirección son los nuevos descubrimientos que vienen trastocando toda nuestra visión sobre nuestro universo.

Hasta hace una década y media los únicos planetas conocidos eran los 8 de nuestro vecindario, pero desde 1995 se vinieron encontrando los primeros fuera de nuestro sistema solar. Hoy se han clasificado más de 500 nuevos exo-planetas (es decir, que orbitan estrellas externas a la nuestra).

Estos hallazgos muestran que nuestro tipo de sistema solar no es la norma sino la excepción.

En torno a nuestro Sol hay 4 planetas calientes pequeños de roca (Mercurio, Venus, Tierra y Marte) y 4 gigantes fríos de gas (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno), quienes se mueven casi circularmente en la misma dirección y en el mismo paralelo que éste.

De los exo-planetas encontrados son muy pocos los que son chicos, de roca y cercanos a un astro como es la Tierra. Abundan los llamados "Júpiter calientes" que son gigantes, pero que no son helados (como nuestro Júpiter) sino que están a una distancia 100 veces más cercana a la de su estrella.

También se han clasificado exo-planetas, cuyo tamaño media entre nuestros planetas rocosos y nuestros gigantes de gas.

Al final del 2010, según New Scientist, se ha comprobado la existencia de especies de planetas que transgreden todas nuestras anteriores elucubraciones. Estos exo-planetas pueden orbitar de manera perpendicular y ovalada tras su estrella (incluso acercándose y alejándose de éstas como si fueran cometas) y hasta hay los que giran en dirección opuesta al movimiento de su astro.

Estos últimos planetas tendrían una navegación retrógrada porque podrían haber sido cuerpos que pasaron de la órbita de un sistema solar a otro o porque un choque entre planetas los hizo virar en dirección contrapuesta.

En nuestro sistema solar el único cuerpo de gran tamaño que hace eso es Tritón, una luna de Neptuno que se desplaza en dirección opuesta a la de este gigante de gas y a todos sus demás satélites. La explicación de este fenómeno es que Tritón sería un planeta enano tipo Plutón que fue capturado en la órbita neptuniana.

Sin embargo, no sólo hay lunas o planetas que giran dando marcha atrás frente al resto de su entorno sino que también hay galaxias retrógradas, las cuales no giran en torno a un agujero negro (como nuestra vía láctea y sus vecinas) sino tras un núcleo aún más brillante.

Fuente: Diario Correo (Perú). 24 de Diciembre del 2010.
Recomendado:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada