miércoles, 7 de marzo de 2012

Manifestaciones de la inteligencia en los primates.

"Primos primates"

Por: Isaac Bigio

En todo el 2012 Suramérica y el mundo deberá estar conmemorando el 180 aniversario del viaje de Charles Darwin, quien partió de Inglaterra el 27 de diciembre de 1831, en una travesía a Suramérica y a las Galápagos donde sus observaciones sobre la naturaleza produjeron la teoría de la evolución, la cual sigue revolucionando a nuestra ciencia.

Antes de que Darwin a fines de 1859 publicara sus descubrimientos, la versión oficial en Occidente se basaba en la descripción bíblica de la creación según la cual Dios hizo a los hombres a su imagen y semejanza y para dominar al resto de especies.
Varias caricaturas presentaban a Darwin como un mono mostrando cuán ridículo parecía ser comparar a los civilizados humanos con dichos animales inferiores.

Sin embargo, a medida que las investigaciones avanzan más, los especialistas van descubriendo cuán inteligentes y avanzados son los miembros de la familia primate, de la cual los humanos solo somos una de sus alrededor de 350 especies vivas.
Se ha establecido que nosotros compartimos un 99% de nuestros genes con los chimpancés y bonobos, con quienes tenemos un ancestro común que vivió hace 6 a 8 millones de años atrás. Bonobos y chimpancés son parecidos, aunque los primeros zanjan sus diferencias con violencia y los segundos son pacifistas que las amenguan practicando sexo entre todos.
Quienes han convivido con los chimpancés en su estado natural han revelado que ellos cazan en grupos con formaciones militares y fabrican herramientas con piedras para machacar nueces o palos como lanzas, pescadores de hormigas o "taladros" para succionar la pulpa de algunos troncos.

Los orangutanes se la pasan 9 años enseñando a sus crías cómo encontrar, escoger o tratar unas 200 plantas o frutos comestibles, evitar productos malignos o hacer camas, "paraguas" o "abrigos" de hojas contra las lluvias. Se ha comprobado que hay mucha inteligencia incluso dentro de los monos amazónicos, que eran percibidos como inferiores a los del viejo mundo. Hay capuchinos que recolectan conchas y las trituran y otros que escogen nueces que luego dejan secar al sol para después de días fraccionarlas con rocas que pesan la mitad de su peso.

Nosotros somos los únicos primates que hemos colonizado todo el planeta y mantenemos nuestra homogeneidad como especie, mientras que todas las demás se han diferenciado especializándose en distintas regiones geoclimáticas.
De allí que se puedan encontrar desde el lémur Aye Aye de Madagascar con un descomunal dedo que sirve para cazar insectos en huecos a los noctámbulos tarsos (con los mayores ojos por cabeza que hay), desde los que pesan más de 200 kilos (los gorilas) hasta menos de 125 gramos (marmosetes), o desde los babones de las alturas etíopes a los macacos japoneses que viven en nevadas de -20 grados.

Fuente: Diario Correo (Perú). 06/03/12.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada